viernes, 31 de julio de 2009 | By: Laura Falcó

Messenger

Como cada noche tras salir del trabajo Pat llegó a casa, encendió el ordenador y conectó el messenger. Luego, empezó a chatear con sus amigos. En ese preciso instante un pop up apareció en la pantalla.

kematian@hotmail.com

¿Deseas agregar a esta persona al messenger?

Sí. Los contactos de Messenger forman parte de tu red
de Windows live

No, gracias. No te preocupes, no le diremos a nadie que dijiste que no.


¿Quién habría tras el nick de kematian?, pensó. Aunque no solía aceptar a nadie que no fuese conocido, la curiosidad le pudo y, casi sin titubear, dio a aceptar. Luego, clicó sobre el nuevo nombre:

Pat dice:

-¿Hola?, ¿Quién eres?

Pasaron unos segundos y nadie contestó. Pat siguió hablando con sus amigos cuando de pronto la cam se encendió sola y en la pantalla pudo leer.

Kematian dice:

-Hola Pat. Estás preciosa esta noche.

Pat miró sobresaltada a su cam. Se había encendido sola. Puso la mano sobre el visor y escribió en la pantalla.

-¿Quién eres?, ¿Te conozco?
-Tu y yo vamos a ser muy buenos amigos, seguro.
-Pero, ¿Quién eres?
-Mi nombre es Kematian.
-Extraño nombre.
-Es un nombre de origen indonesio
-¿Indonesio?
-Sí, así es.
-Yo me llamo Pat Weals
-Lo sé, lo sé.
-¿Me conoces?
-Algo parecido.

Pat sintió una cierta desconfianza pero siguió hablando.

-¿De qué me conoces?
-Te conozco desde que naciste.
-¿Eras amigo de mi familia?
-No exactamente.
-Bueno, cuéntame cosas de ti.
-Pues verás, llevo tanto años en este mundo que casi que no recuerdo cuando nací.
-No será para tanto. Respondió Pat.
-Bueno, lo cierto es que a pesar de mi edad aún estoy en plena forma.
-¿A qué te dedicas?, ¿O estás jubilado?
-¿Jubilado yo? Jajaajjaja. Eso, ¡en la vida!
-¿Pues a que te dedicas?
-Bueno, podríamos decir que al mundo del trasporte.
-Interesante.
-¿Y tu Pat? Háblame de ti.
-Pues yo trabajo en publicidad. Era mi sueño desde niña y ahora que estoy camino de los cincuenta sigo adorando mi trabajo.
-Eso es importante.

Durante todo aquel mes Pat pasó largas horas chateando con Kematian. Lo cierto era que aquel extraño, la conocía mejor que muchos de sus mejores amigos. Cuando hablaba con él, se sentía muy a gusto; era como ir a la consulta de un psicólogo y vaciarse por completo. Esa fue la razón por la que Pat empezó a pensar que podría ser interesante conocer a Kematian.

-Sabes, llevo unos días dándole vueltas y creo que podría estar bien que nos conociésemos.
-¿Estás segura de ello?
-¿Y porqué no?
-Porque pese a nuestras largas conversaciones, soy un completo desconocido
-Ya no. Me conoces casi mejor que yo a mi misma. Y cuando hablo contigo me trasmites tanta paz.
-Dime. ¿Te atreverías a hacer un viaje conmigo?
-¿Un viaje?
-Sí, ¿te atreverías a acompañarme en uno de mis trasportes?

Pat dudo unos instantes pero luego contestó con firmeza.

-¿Y porqué no? Será que de joven no me ido veces de viaje con amigos que había conocido días antes en una discoteca.
-Bien. Veo que realmente ya estás preparada.
-¿Preparada?
-Sí,...preparada para viajar.
-¿Y cuándo nos vamos?
-¿Qué te parece mañana cuando salgas de trabajar?
-¿Este fin de semana?
-Sí.
-Pues..en principio bien.
-De acuerdo. Te recojo el viernes al salir de la oficina.
-Perfecto.

Aquel viernes Pat se llevó una mochila con las cosas indispensables a la oficina. Estaba nerviosa. Por fin iba a conocer a Kematian. Llevaba tantas noches hablando con él que la idea de conocerle la emocionaba. Seguro que iba a pasárselo muy bien. Con Kematian era difícil aburrirse. Era un hombre tan culto y tan interesante. Lo raro, con sus conocimientos y su cultura, era que tan sólo fuera transportista, pensó.

Pat miró el reloj de la ofina; ya eran las seis. Se incorporó, cogió su mochila y empezó a andar. De pronto, empezó a sentirse mal. Un extraño dolor en el pecho y en su brazo izquierdo le hizo temer lo peor. Pat cayó desplomada al suelo ante el estupor de sus compañeros. Medio inconsciente y con fuertes dolores Pat miró a su alrededor. Fue en ese preciso instante en que oyó la voz de un hombre que le decía:

-Hola Pat, soy Kematian. Creo que ya podemos irnos. Ya estás preparada.
-¿Irnos? ¡Creo que estoy sufriendo un infarto!
-Sí Pat. La hora exacta de la muerte será en cinco minutos.
-¿Cómo?
-¿Sabes que significa realmente mi nombre?
-No.
-Kematian significa muerte en indonesio. Lo siento Pat, pero ya es tu hora y he venido a por tí.
-¿Qué?
-Traté de hacerlo más fácil. Pensé que si me conocías antes, este viaje iba a ser más agradable. ¿Confías en mi no?

Pat miró alrededor dándose cuenta que nadie más veía a Kematian. Todos la miraban pensando que tras el infarto sufría alucinaciones.

-Sí confío en ti Kematian.
-Bien, ahora tendremos todo el tiempo del mundo para hablar.

Cuando llegó la ambulancia Pat ya había muerto. Sin embargo, hubo algo que extrañó bastante a todos. Pese a los fuertes dolores que le había provocado el infarto, en su cara se esbozaba un clara y serena sonrisa.

16 comentarios:

Anónimo dijo...

wooow esta padre tu historia, algun dia podrias ser una gran escritora... a oie i si lo deje en anonimo es por que no tengo ninguna cuenta jejeje

pero mi nombre es miagros! espero i qe algun dia mi nombre te inspire algo

jeje

saludos

Laura Falcó dijo...

Gracias Milagros,
Ya se me ocurrirá una historia con tu nombre, seguro;-)

Anónimo dijo...

muy wena historia aunque del principio pense que seria una historia policial tambien se me hizo la idea de que seria algo asi con la muerte
la verdad le doy nueve de una escala del uno a diez

rose dijo...

me encantan tus cuentos...eres una verdadera artista...espero que podras escribir un libro algun dia...

Anónimo dijo...

esta historia se parece muchiiiiiisimo a un libro que ya está publicado...

Laura Falcó dijo...

Hola "Anónimo",

Bien, como te puedes imaginar no me he leído todo lo que se publica y si hay algún libro con una historia parecida pues ¿qué quieres que te diga? Lo que te puedo asegurar es que no tengo ninguna necesidad de copiar a nadie...otra cosa no sé, pero ideas me sobran.

Anónimo dijo...

felicidades laura espero un dia leer un libro con tus relatos (claps)

Armando Nava dijo...

Hola Laura!

te felicito en verdad, es una historia muy interesante, apenas empeze a leer tus historias. espero algun dia leer algun libro tuyo, desde este momento me declaro fan tuyo. Felicidades y gracias por compartir con nosotros!.

aNNe dijo...

Tarde,llegué tarde a este relato ..pero sabes qué,que da igual porque lo importante esque sin saber porque lo lei en este preciso instante.
Y bueno es un instante muy preciado ahoramismo.

De una loka .
http://diariosdeunaloka.blogspot.com/

Anónimo dijo...

Encontre tu historia en otra pagina web. Por las fechas se puede deducir facilmente el plagio del que fuiste victima. Saludos

http://www.3djuegos.com/comunidad-foros/tema/2210470/0/kematian/

Saludos.

Eduardo

Laura Falcó dijo...

Gracias Eduardo, ya lo he denunciado.
Un abrazo.

Fernanda Flores dijo...

Te felicito laura! :) esta es una de las historias quie mas me ha gustado, como otros han dicho, espero algun dia leer tus relatos en un libro :) yo de grande quiero ser escritora ahora soy solo una nina, pero ya he escrito cuentos y novelas, eres mi inspiracion

CECILIA FLORENCIA AVARO dijo...

La historia es hermosa me encantó Querida Laura dime quién es Kematian he intentado hablar con él por Messenger y no lo he conseguido una sola vez puse su correo electrónico kematian@hotmail pero nunca pudimos hablar Es un personaje que me intriga

Laura Falcó dijo...

Kematian no existe, es sólo el nombre de la muerte en indonesio.

Anónimo dijo...

exelente historia muy creativa !!!

Peter Mathius dijo...

Sensacional, resulta que si lo he entendido bien, Kematian (La Muerte) tiene de Profesión la de "Transportista", je,je,je qué bien.... TRANSPORTISTA DE ALMAS, traspasandonos de un Lugar a Otro... Génial e Impactante, muy bueno Láura, cada vez te superas más, me encantó.-

Publicar un comentario en la entrada