viernes, 18 de septiembre de 2009 | By: Laura Falcó

Abducción


 -Creo que nos hemos equivocado de sujeto. Dijo el hombrecillo verde a su compañero de vuelta en la nave espacial.
-¿Y eso?
-No sé, ¿quieres decir que este ser puede considerarse inteligente?
-Bueno,..he visto casos peores.

Ambos se miraron dubitativos y luego miraron y analizaron al sujeto.

-Nos dijeron que tenían pelo, que dormían sobre una cama...
-Ya pero..demasiado pelo quizás ¿no?
-Lo que no recuerdo es lo de la cola.
-Ahora que lo dices, yo tampoco recuerdo que nos dijesen nada a cerca de una cola.

Nuevamente inspeccionaron al sujeto en busca de respuestas.

-Deberíamos empezar con el interrogatorio.
-Sí señor, así saldremos de dudas.

Adoptando un porte serio y científico el hombrecillo se acercó al “ser humano” tratando de mostrarse amigable pero respetando las distancias de seguridad.

-Hola, no vamos a hacerte daño. ¿Cómo te llamas?

El sujeto le observaba atentamente con la lengua fuera sin mediar palabra.

-Creo que está resfriado. ¿Ha visto lo mal que respira? Observó el ayudante.

Entonces, aquel ser empezó a saltar y a agitar el rabo con energía.

-¿Cree que quiere decirnos algo?
-Mmmm...interesante especie; se comunican por señales.
-¡Pues lo llevamos claro! El traductor interespacial sólo sirve para señales acústicas.

Tras unos segundo de silencio el sujeto emitió un extraño y fuerte sonido.

-Guau!!! Guau!!! Grrrrrrr. Guau!!!
-¡Habla!
-Eso parece. Vamos a ver que dice el traductor.

Impacientes, ambos hombrecillos esperaron frente al traductor. Un voz metálica y fría tradujo los sonidos.

-¿Alguien juega conmigo?¿Alguien me hace mimos?

Algo confusos los hombrecillos se miraron. ¿Qué había querido decir con aquello? Normalmente los abducidos sentían miedo y confusión. Jamás en todos sus años de carrera se había topado con tan singular propuesta.

-Me temo que hemos abducido a una cría en vez de a un adulto. Observó uno de ellos.
-Sí...eso explicaría su falta de miedo y que quiera jugar.

-Guauuu!!! Guauuu!!! Auuuuu!!!

El traductor tradujo nuevamente aquel extraño mensaje.

-¿Habéis visto como brilla la luna?

Atónitos ambos hombrecillos miraron por el ojo de buey de la nave.

-¿La luna?...No entiendo nada. ¿Qué pinta aquí la luna?
-He de reconocer que este sujeto me tiene descolocado. Contestó el hombrecillo.

Entonces, como suelen hacer todos los perros, Maxis sacudió enérgicamente su cabeza de un lado a otro salpicando de babas a los dos extraterrestres.

-¡Que asco!
-¡Ve como estaba resfriado!...¡Se lo dije!
-¡Qué cerdo! ¡Podía estornudar para otro lado!

Lleno de Babas, Los hombrecillos encerraron a Maxis en la sala de observación y fueron a lavarse.

-La investigación está en punto muerto. No estamos sacando nada en claro.
-¿Y si probamos con un mayor acercamiento físico?
-¿Quieres decir? ¿Y si nos contagia?
-Quien no arriesga no gana. Contestó el hombrecillo a su ayudante.

Cautos ambos se acercaron al sujeto y empezaron a acariciarlo con sumo cuidado. De pronto, Maxis, contento por aquellos mimos, recorrió con su húmeda y larga lengua el rostro de uno de ellos.

-¡¡Arrgggg!!, ¡¡Puajjjj!!..¡Dios mío! ¡Seguro que me infectado de algún virus! Exclamó completamente fuera de sí el ayudante mientras el otro se moría de la risa.

Entonces, Maxis se abalanzó sobre el hombrecillo y atrapándole por detrás empezó a balancearse de forma muy sospechosa.

-¿Pero? ¿Qué está haciendo? Preguntó el hombrecillo asustado por aquella conducta.
-Creo que quiere tener relaciones contigo. Contestó el ayudante muerto de la risa mientras secaba su cara con un pañuelo.
-Pero...¡Esto es intolerable! Exclamó el hombrecillo tratando se soltarse.

Tras varios minutos de deliberaciones, ambos hombrecillos decidieron que lo más inteligente era abortar aquella misión. Redactarían un informe para los altos mandos desaconsejando cualquier tipo de trato posterior con aquella especie.


Informe número 44.739.090
Planeta: Tierra.
Sujeto: Ser humano
Sexo: Varón

Los seres humanos del sexo masculino son seres rudimentarios y primitivos. Su comunicación tanto verbal como no verbal es básica y denota un nivel de inteligencia muy por debajo de lo deseable. Su comportamiento es primario, dejándose llevar por sus instintos más elementales. Son seres poco higiénicos, inmaduros y cuya prioridad es la de saciar sus necesidades más básicas. Sufren incontrolables subidas de testosterona, que les llevan a tener un comportamiento sexual incontrolado y desmedido. De hecho, suelen hacer alardes de su virilidad levantando su cola.

Por todas estas razones no recomendamos futuros contactos con esta raza.

Atentamente;

Comandante flota 1542.



Leyendo este informe, ahora me pregunto yo ...¿Acaso no os suena familiar?

12 comentarios:

Antonio Ruiz Bonilla. dijo...

Pues sí, ahora que lo dices, me suena a mí, a mi perro, quiero decir.
Un saludo

Laura Falcó dijo...

JAJJAJAJAJJA....bueno veo que afortunadamente hay hombres con sentido del humor ;-)

Cяîsty! dijo...

por cierto, ¿podrías hacer un relato sobre el maltrato infantil? si quieres. saludos!

*****LOKIS***** dijo...

Jejeje mas finuuu jejeje

PauuLa dijo...

jaja me encanto :)

Olbap dijo...

Muy bueno laura, creo que me voy a entretener mucho por estos lados

gracias

Laura Falcó dijo...

Hola Olbap. Espero que así sea. Un abrazo

Ligia Briceida dijo...

hola. me encanta tu blog muy bueno.

Anónimo dijo...

JAJAJA laura, este es uno de mis relatos favoritos, no me canso de leerlo, llevo casi 2 años leyendo tus relatos, tienes un don.

Saludos

-Fernanda

Laura Falcó dijo...

Gracias Fernanda, encantada de que me leas.

Luis Alcon dijo...

Mi perro les hubiera vuelto locos, es como su amo. Me gusta.

Peter Mathius dijo...

¡¡¡ Vaya Tela !!!, Comparar a un "MACHO" con un Perro, vaya Relato Más FEMINISTA, ahora... que tiene su Punto de Grácia, sobre todo en el INFORME que se detalla, ja,ja,ja,ja

Publicar un comentario en la entrada